casa navarrete alojamiento rural el cuervo teruel casa rural hostal facebook twitter
Río Ebrón -- -- Teruel -- -- Amanaderos de Riodeva -- -- Albarracín / Pinares de Rodeno -- -- Esquí / Estación Javalambre -- -- Castillo de Moya -- -- Cuenca

PostHeaderIcon Albarracín / Pinares de Rodeno

 

A una distancia de 43 Km desde la localidad de El Cuervo se encuentra la preciosa ciudad de Albarracín, que junto a las Sierras que llevan su nombre y en particular los conocidos Pinares de Rodeno hacen que esta ruta sea ideal para pasar un día maravilloso rodeado de naturaleza, cultura e historia.

 

 

Albarracín

 

Emplazada en una colina de los Montes Universales, es ciudad medieval que se asienta en el istmo y la península que forma el río Guadalaviar. Está rodeada en sus cuatro quintas partes por un profundo tajo que hace de foso defensivo, complementado por el imponente cinto de murallas que culminan en el castillo del Andador.

 

Cuenta con abundantes monumentos, como la Iglesia de Santa Maria, la Catedral, el Palacio Episcopal, algunas mansiones señoriales, entre las que destaca la de los Monterde, y una peculiar arquitectura popular donde destacan la casa de la Jualtlianeta, la casa de la calle Azagra, la plaza de la Comunidad y la pequeña y evocadora Plaza Mayor.

 

Pero el encanto de Albarracín está sobre todo en el trazado de sus calles adaptadas a la difícil topografía del terreno, con escalinatas y pasadizos y en el conjunto de su caserío de muros irregulares, de color rojizo, con entramado de madera, en difícil equilibrio, con aleros que se tocan.

 

Una característica diferenciadora de la ciudad de Albarracín respecto a los pueblos de la Sierra es el empleo abundante de las estructuras con entramado de madera y tabicones de yeso rojizo que confieren el color característico al conjunto. El yeso es material característico en Albarracín, más incluso que la piedra. La arquitectura de madera y yeso es más liviana que la de piedra, lo que reduce el volumen de materiales a utilizar, y en el caso de la ciudad economiza el costo de la obra por la dificultad de acceso de los mismos a ésta.

 

Cada rincón, cada casa, es objeto de admiración por sus puertas y llamadores (picaportes de hierro imitando un pequeño y fantástico dragón), sus diminutas ventanas con visillos de encaje, sus balcones corridos en rica forja y de madera tallada, ... El monumento principal de Albarracín es la ciudad misma, con todo su sabor popular y aristocrático, reflejo de su historia y del buen hacer de sus gentes.

 

 

Los Pinares de Rodeno

 

Al suroeste de Teruel, surge la Sierra de Albarracín, un conjunto paisajístico y cultural realmente sorprendente, dominado por un extenso pinar, que da nombre al Paisaje Protegido de los Pinares de Rodeno de Albarracín.

 

Este espacio natural, ocupa los términos municipales de Álbarracín, Bezas y Gea de Albarracín, abarcando una extensión de 3335 hectáreas, cuya altura oscila entre los 1.095 metros en el barranco de Tobías y los 1.602 metros en el Cerro de la Cruz de Montoyo.alt

 

En el año 1995, fue declarada oficialmente como espacio protegido, dadas sus extraordinarias peculiaridades vegetales, faunísticas y geológicas, lo que implica, un régimen jurídico para reconocer y proteger ese conjunto de valores.

 

Al mismo tiempo, se regulan los usos y actividades en la zona, compatibilizando el tradicional aprovechamiento de los bosques, la ganadería y la agricultura con la protección al medio ambiente. Recorrer este espacio natural, supone conocer espectaculares parajes dominados por una geología de areniscas rojas y compactos conglomerados, que son los suelos donde se desarrolla el extenso y peculiar pinar de Rodeno.

 

Pero además, a la declaración de la figura de protección natural, que acoge a todo este territorio, hay que sumar el enorme interés cultural e histórico de la zona, especialmente, por la presencia de un conjunto de pinturas rupestres, que hicieron que definitivamente se creara la figura de Parque Cultural de Albarracín.

 

De esta manera, visitar esta zona aúna los atractivos de un bello paisaje, con las manifestaciones artísticas prehistóricas perfectamente integradas en estos ambientes.